Preguntas Frecuentes sobre Derecho Sucesorio en Rosario?

¿Cómo se inicia el trámite de una sucesión?

Se abre un proceso judicial mediante el cual los sucesores del causante (fallecido) solicitan el reconocimiento de su carácter de herederos. Ese trámite busca el dictado de una sentencia (denominada declaratoria de herederos) mediante la cual se los instituyen herederos.

¿Quién puede iniciar un juicio de sucesión?

Puede ser iniciado por cualquier heredero del causante:
-Herederos legítimos: descendientes (hijos), ascendientes (padres), cónyuge supérstite y parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad (hermano, sobrinos, tíos y primos).
Cada heredero desplaza a los de grado de prelación inferior. Los hijos desplazan a los padres. Los padres desplazan a hermanos y primos.
-Herederos testamentarios: son aquellos que el causante instituyó por testamento (su validez depende de que violen las porciones legítimas de los herederos del causante).
-Acreedores del causante: si el causante tenía deudas, un acreedor suyo puede iniciar un juicio sucesorio para obtener el reconocimiento de sus créditos y para poder cobrar las deudas que la persona fallecida tenía con él.
-El concubino no tiene vocación hereditaria.

¿Dónde se inicia el juicio de sucesión?

Debe realizarse ante los tribunales que corresponden al último domicilio de la persona fallecida. Si el causante falleció lejos de su domicilio es necesario acreditar cuál fue su lugar de residencia para poder tramitar allí el juicio sucesorio.

¿Qué documentación necesito para iniciar un juicio sucesorio?

La documental exigida es: partida de defunción del causante, partida de matrimonio del causante (si estaba casado), partida de nacimiento de los hijos. Si el causante era soltero y sin hijos, quien promueva la sucesión deberá contar con las partidas necesarias que acrediten su vínculo con el fallecido. Si el cliente no cuenta con esa documentación, nuestro estudio puede gestionar la obtención de las partidas por ante el Registro Civil.
Si hubiere testamento conocido también debe ser aportado, y asimismo toda la documentación relativa a los bienes con los cuales contaba el causante y que formarán el acervo hereditario (títulos de automóviles, escrituras de propiedades, etc)

¿Qué parte de los bienes me corresponden en una sucesión?

El Código Civil establece lo que se dio en llamar “la legítima”, que es aquella porción de la herencia que corresponde por ley a los sucesores. En otras palabras, el sucesor legítimo tiene derecho a una porción del acervo hereditario que debe ser reconocida en sede judicial y que no puede verse vulnerada por ningún motivo.
Esa porción deberá regirse por las disposiciones del Código Civil ya derogado cuando el fallecimiento del causante se produjo antes del 01 del mes de Agosto de 2015. Este código establecía que la legítima de los hijos es de 4/5, la de los padres 2/3 y la del cónyuge de ½.
Por el contrario, se regirá por las disposiciones del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación cuando el deceso se haya producido luego de esa fecha y hasta la actualidad. La legítima de los descendientes es de 2/3, la de los ascendientes de ½ y la del cónyuge de ½.

¿Cuándo un bien es propio y cuándo es ganancial?

Se denomina bienes gananciales a aquellos que se adquirieron después del matrimonio. Esta condición subsiste mientras no se haya decretado el divorcio con separación de bienes.
Los bienes propios son aquellos que el causante adquirió antes del matrimonio o aún después si fueron adquiridos a título gratuito (herencia, donación, etc.)
Al momento del fallecimiento del causante, se otorga al cónyuge el 50% de los bienes gananciales, aunque no como heredero sino como integrante de la sociedad conyugal. La otra mitad la heredarán los hijos. En caso de que no hubiera hijos, la heredarán los padres y el cónyuge vivo por partes iguales.
Fuente: http://www.sucesionesrosario.com.ar/preguntas-frecuentes.html

Deja un comentario